Revolving. Tarjetas de crédito abusivas. Sesiones informativas.

¿Qué son las tarjetas revolving?

Son unas tarjetas de crédito que funcionan de forma similar a una póliza de crédito. En el momento de contratarla, nos permite pagar o disponer de una determinada cantidad hasta el límite de crédito establecido. A medida que accedemos a este dinero, se reduce la cantidad de la que podemos disponer mientras que con cada liquidación de cuota, supuestamente debería reponer el dinero que tenemos a disposición. Está pensada como modalidad de préstamo al consumo y habitualmente se ha comercializado para hacer compras de cierta importancia.

¿Cuál es el problema con estas tarjetas?

Lo que las entidades financieras han utilizado como principal reclamo comercial: la posibilidad de devolver el dinero de que disponemos a través de cómodas cuotas fijas mensuales. Pero no es así, ya que si esta cuota no es suficiente para cubrir la cantidad que realmente correspondería abonar, genera nueva deuda y nuevos intereses. Intereses que además en la mayoría de casos se sitúan entre un 22% y un 28% TAE, muy por encima del que se considerara “normal”.

¿Por qué los tribunales consideran estos intereses como «usura»?

Son numerosas las sentencias judiciales que han condenado a diferentes entidades por el carácter abusivo y usurario de las tarjetas revolving que comercializan. La legislación española prohíbe la usura a través de la conocida como Ley Azcárate, que data de 1908. Básicamente, decimos que estamos ante una práctica usuraria cuando un préstamo se le aplica un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso. El principal baremo para determinar cuándo estamos ante un “interés desproporcionado” lo encontramos comparando el interés medio ordinario de los créditos al consumo y los préstamos concertados con entidades financieras en el mismo año. Este dato lo publica anualmente el Banco de España y, de forma habitual, se sitúa en torno al 10%.

Falta de información y consentimiento

El tipo de interés desproporcionado que se aplican a estos créditos no ha sido el único motivo de reproche a las entidades por parte de los tribunales. Estas tarjetas se han comercializado bajo la falsa apariencia de una fácil modalidad de financiación de la compra pero con agresivas campañas de puerta fría, sin facilitar información suficiente sobre la verdadera naturaleza del producto. De hecho, en muchísimos casos, el titular de la tarjeta ni siquiera llega nunca a firmar un contrato sino que se limita a llenar una “solicitud” y recibir posteriormente la tarjeta.

¿Cuáles son las consecuencias de la nulidad?

La nulidad de la cláusula referida al tipo de interés remuneratorio conlleva que el préstamo queda sin interés. Es decir, que seguiremos estando obligados a devolver el capital del que hayamos dispuesto efectivamente pero sin abonar ninguna cantidad adicional en concepto de intereses o, incluso, recuperando las cantidades indebidamente abonadas.

Ven a las sesiones informativas

Barcelona (23 de enero 18 h)
Mataró (28 de enero 18 h)
Cerdanyola (30 enero 18 h)
Mollet (4 de febrero 18 h)
Granollers (5 de febrero 18 h)

Inscríbete enviando un correo con tu nombre, teléfono y día de la charla a comunicacio@cronda.coop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s