Los derechos del usuario de banca

La Audiencia Provincial de Barcelona obliga a Catalunya Banc a devolver 1.126.000 € a una escuela por la colocación de un producto tóxico.

La Audiencia Provincial de Barcelona ha ratificado la sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 25 de Barcelona que establece la nulidad del contrato de permuta del tipo de interés (‘swap’) suscrito por una escuela con Catalunya Banc. La resolución obliga a la entidad a devolver a la escuela los 850.000 € (actualmente, el importe ya es de 1.126.000 €) que el centro docente abonó en concepto de liquidaciones negativas, como consecuencia de la acción de un producto que contrataron pensando que les protegería frente a posibles subidas del tipo de interés que pudieran encarecer los pagos de su préstamo hipotecario.

swaps

En septiembre de 2007, una de las escuelas con más tradición y prestigio de Barcelona suscribió un préstamo hipotecario con Catalunya Banc por valor de € 11,4 millones con la intención de financiar la adquisición y rehabilitación de un nuevo local al que trasladar su actividad. Con posterioridad, en junio de 2008, cuando aún no había hecho un año que se habían iniciado los pagos de la hipoteca, la propia entidad ofreció a los responsables de la escuela la posibilidad de suscribir lo que por aquel entonces les presentaron como un nuevo e innovador producto financiero que los protegería de futuras subidas del Euribor que pudieran encarecer los pagos de su préstamo hipotecario. Una perspectiva muy interesante en aquellos momentos, pues el Euribor experimentaba desde hacía tiempo continuas subidas.

Lejos de proteger los intereses de la escuela, el producto ofrecido, un contrato de permuta financiera del tipo de interés, ha llegado a poner seriamente en cuestión la continuidad de la propia escuela, pues desde el primer momento generó al centro docente la obligación de realizar unos nuevos e inesperados pagos que en sólo 3 años llegaron a ser de 850.000 € y que, a día de hoy, ya acumulan 1.126.000 €. Todo ello porque, tal y como considera probado la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Catalunya Banc incumplió gravemente el deber de facilitar información suficiente sobre el producto que ofrecía para que sus clientes “tomaran decisiones sobre las inversiones con conocimiento de causa “y fueran conscientes de los riesgos de pérdidas que asumían”.

La entidad incumplió el deber de “cuidar los intereses de su cliente como si fueran propios”. Catalunya Banc no explicó en ningún momento el verdadero funcionamiento de un swap así como el hecho de que en caso de que el Euribor revirtiera su evolución y empezara a bajar, sería el propio cliente quien debería compensar a la entidad con estos pagos adicionales que, como hemos explicado, han llegado a acumular un importe superior al millón de euros. Curiosamente, el Euribor comenzó a bajar desde finales de 2008, justo después de que finalizara la intensa campaña de comercialización de swaps desarrollada por las entidades financieras españolas.

El deber de informar correctamente

Catalunya Banc incurrió en flagrantes incumplimientos de la normativa estatal y europea que protege la figura del cliente bancario no profesional frente a los ofrecimientos de productos de inversión por parte de las entidades financieras. Así, por ejemplo, la sentencia de la Audiencia Provincial considera probado que Catalunya Banc no realizó los pertinentes test de conveniencia e idoneidad definidos por la directiva MIFID para determinar tanto el grado de conocimiento y experiencia previa del cliente en materia financiera como, más importante incluso, si el producto ofrecido se ajustaba a las necesidades y expectativas del usuario. Yendo aún más allá, la sentencia considera un error inexcusable e invalidante del contrato que Catalunya Banc no incluyera el contrato ningún tipo de explicación sobre cómo cancelar anticipadamente el producto suscrito por un periodo de 5 años, información que ni siquiera conocían los propios empleados de la entidad que sugirieron el swap a los responsables de la escuela.

Sentencias encadenadas

Esta es la tercera sentencia de especial trascendencia dictada en el transcurso del pasado mes de julio en relación a la comercialización de diversas modalidades de contratos de permuta del tipo de interés, un producto financiero complejo y de altísimo riesgo que en todo el Estado han suscrito más de 200.000 clientes bancarios, 30.000 de ellos en Cataluña. Las dos anteriores, incluyendo el caso de una empresa de Tarragona defendida por el Col.lectiu Ronda, corresponden a la Sala Civil del Tribunal Supremo que ha ratificado la nulidad de sendos swaps al considerar que la información proporcionada a los clientes era insuficiente y establecer que la falta de realización del test de idoneidad y el de conveniencia puede ser causa de nulidad del contrato.

Criterios de nulidad

Sentencias como la de la Audiencia Provincial de Barcelona y, muy especialmente, las dictadas por el Tribunal Supremo han contribuido a fijar de forma rotunda cuáles son los criterios que sirven para invocar la nulidad de unos contratos que han causado enormes perjuicios a particulares y empresas que aspiraban a protegerse contra futuros encarecimientos de sus préstamos y, por el contrario, han acabado siendo víctimas de unos productos diseñados con el objetivo exclusivo de asegurar a las entidades financieras un flujo de ingresos que compensara la bajada del tipo de interés a partir de 2008 que preveían sus analistas.

A parte de esta importante resolución, aprovechamos este artículo para publicar otras sentencias conseguidas durante los últimos meses, dictadas por Juzgados de Primera Instancia que del mismo modo condenan a Caixabanc, Banco Santander y NCG Banco por la comercialización de permutas financieras tanto a consumidores como empresarios.

– Sentencia de la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Barcelona, de fecha 14 de julio de 2014, contra Catalunya Banc

Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 5 de Vic, de fecha 7 de julio de 2014, contra Banco Santander

Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 8 de Mataró, de fecha 2 de mayo de 2014, contra Banco Santander

Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 53 de Barcelona, de fecha 15 de julio de 2014, contra Caixabank

– Sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 8 de Barcelona, de fecha 31 de julio de 2014, contra NCG BANCO

Oscar Serrano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: