BMN, Preferentes y Subordinadas: del polvo a las cenizas.

BMN surgió en diciembre de 2010, después de recibir 915 millones de euros por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Sin embargo, no comenzó su actividad hasta junio de 2011, cuando las cuatro cajas de ahorros fundadoras (Cajamurcia, Caixa Penedès, Caja Granada y Sa Nostra) decidieron transmitir todo su negocio financiero a Banco Mare Nostrum.

bmn

En noviembre de 2012, los problemas de tesorería y deuda que afectaban a la entidad dieron lugar a que se planteara una disminución de los activos de ésta. Banco Sabadell confirmó estar en negociaciones con BMN para adquirir por completo el negocio de la entidad en Cataluña y Aragón, operado bajo la marca “Caixa Penedès”.

El 20 de diciembre de 2012, Bruselas aprobó el plan de reestructuración para BMN, en el que se establece que en 2017 la entidad deberá reducir su tamaño en un 40% con respecto a 2010 y también deberá salir a bolsa antes de esa fecha. Fue entonces cuando BMN recibió una nueva inyección de capital público de 730 millones de euros. De este modo el FROB se hizo con el 75,86% de las acciones que tiene el banco. El resto de la entidad quedó en manos de las cajas que dieron origen a BMN.

El 31 de mayo de 2013, se produjo el cierre de la operación de compra del negocio de Banco Mare Nostrum (BMN) en Cataluña y Aragón, operando bajo la marca “Caixa Penedès”, por parte del Banco Sabadell

El 24 de junio de 2013, el FROB ejecutó la ampliación de capital de BMN de 230 millones de acciones por el canje de híbridos, por lo que se mantiene como accionista mayoritario de la entidad con un 65,027% del capital social. Así mismo, se amortizaron anticipadamente en su totalidad las emisiones de participaciones preferentes, deuda subordinada perpetua y deuda subordinada con vencimiento del grupo BMN.

Llama poderosamente la atención, en primer lugar, las diferentes emisiones destinadas a minoristas que, tanto de Participaciones Preferentes como de Obligaciones Subordinadas, efectuaron en los años 2008 y 2009 las Cajas que integran ahora esta entidad bancaria, por cuanto las mismas estaban ya en una delicada situación económica, lo que nos lleva a preguntarnos por qué la CNMV permitió tales emisiones.

De este modo, y mediante la Resolución del FROB de fecha 27 de mayo de 2013, se impuso a todos los titulares de Obligaciones Subordinadas, y Participaciones Preferentes la recompra obligatoria de sus títulos emitidos por las respectivas Cajas, y el canje por acciones de BMN, además de imponer unas quitas que en el peor de los casos alcanzó hasta el 70%, y en el mejor del 10%.

En lo que respecta a la determinación del precio de suscripción de las acciones de BMN, este será de 1 euro de valor nominal, y 0,34 euros de prima de emisión, quedando pues, el precio de la acción en 1,34 €.

Pero lo más extraordinario, es que la propia entidad BMN emitió en noviembre de 2011 unas obligaciones necesariamente convertibles (ONC) por un importe de doscientos cuarenta y dos millones, doscientas cincuenta mil euros (242,25 millones €) dirigidas a inversores institucionales, con fecha de vencimiento 10 de diciembre de 2014, todo ello bajo la afirmación vertida en los folletos informativos de la emisión, de la extraordinaria salud financiera de la que supuestamente gozaba la entidad, y de la promesa de futuro crecimiento de la misma . Sin embargo, el pasado 18 de febrero de 2013 se procedió a la conversión anticipada de los títulos en acciones. El precio de conversión de las ONCs en acciones ordinarias de BMN se fijó desde el momento de la emisión, con una relación de intercambio fija de 2,89 euros por acción.

Al respecto de esta emisión, desde el Col.lectiu Ronda, hemos encargado un informe pericial económico que verifique el verdadero estado contable y de negocio de la entidad en el momento de la emisión a los efectos de preparación de futuras demandas, pues resulta, cuanto menos cuestionable,-  por no hablar directamente de engaño -, que la entidad decidiera realizar esta emisión bajo grandiosas promesas de rentabilidad y liquidez en pleno proceso de reestructuración.

En cualquier caso, recordemos que la entidad todavía no ha salido a bolsa, por lo que la posibilidad de dar liquidez a estas acciones, es hoy por hoy, imposible. Además, según fuentes de la propia entidad, el actual valor teórico de lo acción se sitúa en torno a 1,20 €, por lo que, se mire por donde se mire, las pérdidas, tanto para los ahorradores como para los inversores, pueden llegar a ser enormes.

En este sentido, téngase en cuenta que en fecha 30 de julio de 2012, se determinó que el valor económico de BMN era de quinientos sesenta y nueve millones de euros (569 millones €). Sin embargo, se estimó el valor liquidativo de la entidad en un valor negativo de doce mil trescientos setenta y ocho millones de euros (- 12.378 €).

Oscar Serrano

 

 

Un comentario sobre “BMN, Preferentes y Subordinadas: del polvo a las cenizas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s