Los derechos del usuario de banca

Cuestión de confianza

Durante décadas las Cajas de Ahorro catalanas han disfrutado de un grado de fidelidad por parte de sus clientes tan alto que posiblemente haya sido uno de sus valores más preciados.

Pero dichas entidades no sólo no han sabido cuidar este activo, sino que han abusado de la confianza de sus clientes, instándolos a la adquisición de participaciones preferentes y otros productos híbridos. Y lo han hecho en interés propio, dado que vieron en estos productos una posibilidad de captar nuevos recursos y obtener beneficios fiscales, prescindiendo de las reglas más elementales de comercialización bancaria, mediante campañas comerciales agresivas, dirigiéndose a personas que no tenían el perfil adecuado y ocultando información tanto esencial como relativa a los riesgos del producto.

Así ha sido como miles de ahorradores de este país han firmado órdenes de compra para la adquisición de productos de inversión, calificados como complejos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, sin saberlo.

Tras más de un año de prestar asesoramiento a los afectados que se han dirigido al Col.lectiu Ronda, no tenemos ninguna duda de que las entidades financieras han abusado de la confianza de sus clientes y de manera negligente les han endosado productos inadecuados para ellos. En muchos casos se trata de personas de edad avanzada y sin formación académica, que tenían el fruto de sus ahorros en depósitos ordinarios y que, por consejo del empleado de su oficina, han invertido su dinero en participaciones preferentes ignorando que se trata de un producto complejo y de riesgo elevado, que puede generar pérdidas en el capital invertido, de liquidez limitada (es evidente que, como ha quedado probado, no siempre es fácil deshacer la inversión), cuya remuneración está condicionada a la obtención de beneficios distribuibles por parte del emisor y que, por si todo lo dicho fuera poco, en caso de insolvencia, se encuentran por detrás de todos los acreedores comunes y subordinados en el orden de recuperación de créditos.

Así ha sido como las Cajas Catalanas han traicionado la confianza de sus clientes y han matado la gallina de los huevos de oro.

Sólo una solución que pase por la restitución íntegra del capital invertido estaría a la altura de la fidelidad demostrada por los clientes durante tantos años. Solución que los responsables de las entidades financieras que no han sido intervenidas y que, por tanto, todavía tienen la posibilidad de decidir sobre este aspecto, deberían adoptar si quieren recuperar la confianza perdida y conservar algo de prestigio ante la sociedad.

Montse Serrano, abogada del Colectivo Ronda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: