Revolving: usura y falta de transparencia

El Tribunal Supremo confirma que los intereses del 27,2% vinculados a una tarjeta revolving de Wizink deben ser considerados usurarios por ser desproporcionados y abusivos. La sentencia enfatiza también la falta de transparencia de este producto financiero.

El pasado 4 de marzo, el Tribunal Supremo dio a conocer la sentencia inicialmente prevista para el 26 de febrero en relación al recurso interpuesto por Wizink, principal comercializadora de créditos revolving en España, contra la resolución previa que instaba la nulidad de uno de estos créditos al considerar que los intereses aplicados del 27,24% eran usuarios.

Cientos de miles de afectados esperaban con enorme expectación el contenido de una sentencia de especial relevancia, pues evalúa la naturaleza y las condiciones de un producto financiero que ha sido comercializado de forma muy agresiva por parte de las entidades, generando un volumen de crédito global que, a día de hoy, se sitúa en torno a los 13.500 millones de euros.

El simulador de préstamos del Banco de España advierte que una deuda de 3000€ al 24% TAE se convierte en impagable con una cuota mensual de 60 euros

Intereses usuarios

La sentencia del Tribunal Supremo se fundamenta en el contenido de la Ley de Represión de la Usura de 1908, todavía vigente. Esta norma determina que tendrán la consideración de usurarios y, por tanto, nulos, los intereses aplicados a un préstamo que se consideren «manifiestamente desproporcionados» o «notablemente superiores a lo normal». En este caso, el Tribunal Supremo resuelve que unos intereses remuneratorios del 27,24% se corresponden con la práctica de la usura pues superan ampliamente el tipo de interés medio aplicados a las diferentes modalidades de los créditos al consumo (entre un 7% y un 9%) y también la media de los intereses de la categoría concreta de las tarjetas revolving, situados alrededor del 20%.

A pesar de que la resolución admite que el elemento de comparación para evaluar la «desproporción» de los intereses debe ser las condiciones propias de las tarjetas revolving y no el conjunto de los créditos al consumo, el Tribunal Supremo señala que, teniendo en cuenta que los intereses aplicados a estos préstamos ya son muy elevados -recordémoslo, de media un 20% – la diferencia de 7 puntos porcentuales resulta inadmisible e injustificada.

Falta de transparencia

Tan o más trascendente que el razonamiento relativo a la abusividad de los intereses es, sin duda, el análisis que la sentencia hace de la falta de transparencia y la insuficiencia de la información facilitada por las entidades a sus clientes a la hora de ofrecer estas tarjetas y los préstamos vinculados. Un producto que las entidades y los grandes grupos comerciales que las han ofrecido han comercializado mediante agresivas campañas comerciales y utilizando argumentos imprecisos o, en algunos casos, abiertamente falsos. De este modo, se ha trasladado a los usuarios que podían elegir libremente la cantidad que quieren abonar cada mes en concepto de liquidación sin explicar con la debida diligencia el complejo sistema de amortización que rige los créditos revolving. La sentencia se muestra especialmente crítica con la falta de información facilitada a los clientes a la hora de explicar que la elección de una cuota baja, de 50 o 60 euros al mes, podía hacer que un crédito por un importe moderado como pueden ser 3000 € se convierta en imposible de liquidar y genere una deuda perpetua, transformándonos en lo que la sentencia define como «usuarios cautivos».

La referencia a la obligación de los tribunales de revisar la transparencia y suficiencia de la información proporcionada a los clientes es, sin duda, de vital importancia para todas las personas afectadas por las tarjetas revolving y sus aparentes ventajas. En ninguno de los cientos de casos que hemos tenido posibilidad de evaluar en nuestro despacho nos hemos encontrado ante el supuesto que la información proporcionada fuera la adecuada para entender los riesgos económicos de la operación, especialmente en aquellos casos del todo habituales en que la contratación de la tarjeta revolving se ofreció a través de campañas telefónicas o siguiendo técnicas de puerta fría desarrolladas en espacios concurridos como aeropuertos o centros comerciales.

En este sentido, aunque la sentencia supone una cierta flexibilización a la hora de evaluar si los intereses aplicados son usuarios ante la cual debemos mostrarnos críticos y en abierta discrepancia, celebramos que el Tribunal Supremo ilumine las irregularidades cometidas por las entidades financieras a la hora de ofrecer un producto que está generando un enorme perjuicio a cientos de miles de personas. Usuarios que, en muchos casos, han contratado las tarjetas revolving pensando que accedían a lo que pensaban era simplemente un método cómodo de financiación de compras de una cierta importancia económica o que, tal y como señala la resolución, se han visto obligadas a contratar esta modalidad de tarjetas ante la imposibilidad de acceder a formas menos costosas de crédito.

Esta nueva condena contra las tarjetas revolving y las prácticas usurarias debe servir de estímulo para todas aquellas personas que, en ocasiones desde hace años, está padeciendo los efectos de un producto financiero que ha sido comercializado desde la más absoluta opacidad, provocando que deudas por importes más o menos modestos acaben convirtiéndose en un verdadero tormento. Con el agravante de que, además, muchos de estos afectados siguen sin ser conscientes de la naturaleza del producto que han contratado y del hecho de tener una deuda que, sin ellos saberlo, está creciendo sin cesar a sus espaldas.

Es por ello que quienes sean titulares de una tarjeta revolving o tengan dudas sobre si su tarjeta realmente lo es deberían acudir sin más dilación a su abogado de confianza para recibir asesoramiento y tomar medidas para reclamar por los perjuicios sufridos y escapar de esta verdadera trampa hábilmente camuflada tras los señuelos comerciales de los “cómodos plazos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s