Los derechos del usuario de banca

Si usted es ahorrador, desconfíe de las altas rentabilidades.

Como saben, estamos en un momento en que las rentabilidades de los depósitos bancarios están limitados, salvo algunas excepciones, a un interés del 1,75 %. Esto, unido a las buenas perspectivas de la Bolsa española para este años 2013, – hay quien dice que ya hemos tocado fondo –, está empujando a la banca (convencional y privada) a la caza de los ahorradores con el objeto de comercializar productos más atractivos como los seguros financieros, los fondos de inversión, la renta variable, depósitos estructurados o, incluso, la renta fija corporativa.

Mucho cuidado si nuestro perfil es conservador y ahorrador, pues este tipo de productos suelen tener como denominador común, como mayores riesgos, que son productos difíciles de rescatar, suelen tener altas comisiones de cancelación, y no siempre se garantizan los intereses, ni el capital al vencimiento. Es decir, que si no queremos arriesgar nuestros ahorros, mejor que no nos dejemos seducir por cifras de interés de dos dígitos, ni por garantías prometidas. Como ejemplo, fíjense en lo que pasó con las participaciones preferentes y deuda subordinada. Si usted no es inversor, en estos momentos, desconfíe de las altas rentabilidades.

Sin perjuicio de analizar estos productos con mayor detenimiento en siguientes artículos, les dejo una pequeña definición de lo que podemos calificar ahora como “productos financieros de moda”:

Fondos de inversión: Un fondo de inversión es un patrimonio constituido por las aportaciones de diversas personas, denominadas partícipes del fondo, administrado por una Sociedad gestora responsable de su gestión y administración, y por una Entidad Depositaria que custodia los títulos y efectivo y ejerce funciones de garantía y vigilancia ante las inversiones. Al invertir en un fondo se obtiene un número de participaciones, las cuales diariamente tienen un precio o valor liquidativo, obtenido por la división entre el patrimonio valorado y el número de participaciones en circulación. El rendimiento del fondo se hace efectivo en el momento de venta de las participaciones, la cual puede llevarse a cabo en las ventanas de venta o de vencimiento que se fijen, lo que no siempre garantiza la devolución íntegra del capital invertido.

Seguros Financieros: En general se trata de fondos de inversión vinculados con seguros de vida que combina diversos fondos en los que el inversor puede distribuir las aportaciones que va realizando.

Renta variable: Los instrumentos de renta variable son especialmente aquellos que son parte de un capital como las acciones de las compañías anónimas. La denominación “variable” se relaciona con la variación que puede haber en los montos percibidos por concepto de dividendos. En tanto, los dividendos pueden ser en efectivo o en acciones. Por lo general, los instrumentos de renta variable reportan a sus tenedores ganancias o rendimiento en el largo plazo, a cambio de un mayor riesgo.

Depósitos estructurados: Se trata de un deposito, que suele ir ligado a uno o varios subyacentes, es decir, la evolución, rentabilidad y cancelación dependerá de ciertas condiciones marcadas por la entidad. No siempre es posible venderlos de manera rápida y sin asumir pérdidas en el capital invertido.

Renta Fija Corporativa: Son valores emitidos por las empresas que reconocen una deuda para la entidad, en general con un plazo determinado, con una rentabilidad conocida de antemano o derivada de una fórmula anunciada, pero nunca negativa, en las que se prevé la devolución del 100% del principal del valor. En España, el mercado en el que cotizan la mayoría de los valores de renta fija es AIAF. Los precios medios diarios de cotización de las diferentes emisiones se pueden consultar en la página web de AIAF (www.aiaf.es) o en los diarios económicos. Sin embargo, hay que señalar que ese precio es sólo una referencia de operaciones realizadas. En resumen, antes de invertir en estos valores debe tener muy claro que, en general, no siempre es posible venderlos de manera rápida y sin asumir pérdidas en el capital invertido.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que la comercialización de este tipo de productos financieros a personas sin un perfil adecuado (inversor o profesional) , y sin adoptar las cautelas legales de información adecuada sobre las características y riesgos de este tipo de productos, es lo que ha llevado ya a numerosos Juzgados y Tribunales ha declarar nula la venta del determinado producto, lo que a su vez a supuesto la obligación de devolver el dinero al ahorrador. Os dejo enlace: http://asuapedefin.com/sentencias-listados/listado-de-sentencias-estructurados/

Oscar Serrano.

( Con la colaboración de Asuapedefin)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: